UN LABORATORIO PARA EL COLEGIO SAN ISIDRO EN 1911

En Archivo, Educación, Siglo XX por Archivo Municipal La Orotava1 Comentario

Entre la documentación del Archivo Municipal, un expediente de la sección de Educación nos traslada al año 1911. En este año, el colegio San Isidro plantea establecer un laboratorio químico, cuyo objetivo era proporcionar a sus alumnos el estudio práctico de la ciencia, química y, al mismo tiempo, prestar un servicio de utilidad pública, como es el analizar en el laboratorio toda clase de productos agrícolas y de comercio.

 
 

A causa de carecer de recursos, la Junta solicitó una subvención al Ayuntamiento, así como de otras entidades y particulares. En la sesión del Pleno del 25 de mayo de 1911, se acordó por unanimidad de votos contribuir con 250 pesetas (35€) libradas con cargo al capítulo de imprevistos del presupuesto de gastos.

 
 

Posteriormente, se concedieron y entregaron en calidad de depósito y con la condición de que habrá que devolverlos a este Excmo. Ayuntamiento cuando dicha Corporación así lo dispusiere, conforme al acuerdo tomado el 19 de Agosto de 1921, de varios aparatos de Física y de una vitrina, al Director del Colegio de 1º y 2º Enseñanza de la Fundación docente de San Isidro Labrador. El inventario se relaciona en el expediente con los siguientes objetos:

INVENTARIO
– Un Nonius– Un Disco de Newton
– Un Electróforo– Un Huevo eléctrico
– Un Areómetro Nicholson– Dos Campanas de cristal
– Dos pilas de Bunsen– Una Máquina de vapor, de cartón
– Un juego de poleas– Una Grúa
– Un Tubo Newton– Tres Espejos cóncavos
– Un aparato Haldat– Una bomba de Chauffeurs
– Un surtidor de aire comprimido– Un anillo S’Gravesand
– Un Hemisferio de Magdeburgo– Un Rompevejiga
– Un prisma de cristal– Una Máquina de Newton
– Un carrete de Rhumkorff– Un Galvanómetro
– Un Termómetro diferencial– Un Electroscopio con hojas de estaño
– Un Cosmógrafo.
 
 

Compártelo

Comentarios

  1. Una vez más el Archivo municipal se acerca a la ventana del municipio, en una época de fiestas, las propias del Corpus, sus alfombras que hacen escuela allende los mares, con la tierra del Teide, y todo un quehacer de alfombristas de prestigio y legado, donde la Villa se enorgullece año tras año, de este acervo cultural que la hace grande.
    Resaltar, igualmente, el documento acuerdo que asoma el Archivo, en este caso con la creación de un laboratorio en el Colegio San Isidro Labrador, al que hace honor las muchísimas generaciones de orotavences y jóvenes de otros rincones de la isla, como fue mi caso, en 1962 hasta el 68, en régimen de internado, y donde tuve la ocasión de hacer todo el bachiller y disfrutar del laboratorio, que al parecer, y es muy cierto, lo dice el Archivo, lo acredita, fue acordado un 25 de mayo de 1911, su creación y posterior financiación de los elementos que lo fueron completando, y que supuso para la posteridad los avances en el plano de la educación y la más completa formación, en Fisica y Química, y que tuvo su influencia en la elección de esta ciencia como futuro, en los distintos alumnos, en el transcurso del tiempo.
    Una vez más el Archivo Municipal de La Orotava, nos muestra su valía institucional, para guardar y proteger en el amparo legal cuantos expedientes hablaron y hablan, lo seguirán haciendo en el futuro, de la importancia en la custodia y en los medios personales y materiales suficientes para que el devenir de los tiempos mantega la historia en presente, desde 1911 hasta 2016, donde existe el Colegio y seguro el limportante laboratorio de química baluarte y bastión de lo acaecido.
    Ángel Benítez Pérez.

Leave a Comment